DIA 8. "The End"

Es un adiós pero no es triste, quizás se produjo entre lágrimas, entre una mezcla de sensaciones y sentimientos pero no, no puede ser triste. ¿Cómo estar tristes tras ocho días de risas y amigos, de juegos y diversión, de valores y de familia? No, no se puede estar triste. Quizás las imágenes mentales (y audiovisuales) que nos lleguen a la cabeza ahora mismo puedan parecer de profunda tristeza pero no lo son, hoy y cada día del resto de la vida nos debe surgir una sonrisa al recordarlo. Fue el final, pero es un "happy ending" El último día es de despedidas y llantos, sí, pero también de abrazos y besos, de cariño. El cariño que se tiene a una nueva familia que se elige. Y es que sólo puede ser eso, una familia, las más de doscientas personas con las que convives 24 horas al día sumando momentos increíbles ligados al baloncesto. Cada uno de los implicados siente hoy que tiene una familia más, la que ha hecho en Pollença y de la que se despedía hace poco menos de 48 horas en un polideportivo que era un contenedor de emociones a flor de piel, que se lo digan al propio Rudy que apenas podía contener las lágrimas en su discurso de despedida. Y es que aquí, tirando de una frase "granhermaniana" las sensaciones se magnifican aunque lo cierto es que lo vivido en ocho días ya es grande, muy grande de por sí. El sábado, en ese polideportivo, los chicos y chicas reían y lloraban, se abrazaban, recibían regalos... Hoy, ya en sus casas, todos sonreímos al recordar una semana mágica y tras intentar reflejar lo que en RF5Camp pasa a diario, una vez más, las palabras se quedan cortas así que, lo mejor es: "VÍVELO, QUE NO TE CUENTEN¡

ampliar Noticia


informacion@campusrudyfernandez.com
Tel. 664 407 055 (horario de 16.00 a 21.00 h. de lunes a viernes)